Vivir viajando, ¿qué llevar en la mochila?

Qué llevar en la mochila

La gran pregunta de todo viajero que está preparándose para vivir viajando o para un viaje largo es qué llevar en la mochila. Y ciertamente es una preocupación que tiene toda su razón de ser. ¿Cómo voy a meter en una mochila todo lo que necesito para vivir pero sin que pese más que yo?

Aquí te voy a explicar qué llevo en mi mochila (mejor dicho, mochilas) y cómo he llegado hasta el Polo Norte con solo 14 kilos de peso a mi espalda.

Vivir viajando, qué llevar en la mochila

Viaja ligero

Lo primero y más importante es tener claro que la mayoría de cosas que tienes en tu casa no las vas a necesitar ahí afuera. Viaja ligero. Este es el mejor consejo que puedo darte. Ni se te ocurra cargarte con una mochila que pese más que tú.

En mi caso, desde que empecé a organizar mi viaje sin retorno, el equipaje fue un trauma que me acompañaba día y noche. Y es que yo peso 48 kg y mido 1,53 cm. Os imaginareis que mucha fuerza no tengo. Así que tenía que aprender eso de viajar ligero a la fuerza.

Muchos viajeros siguen la estación de verano continuamente para viajar más ligero. Yo he decidido no hacerlo así porque me cortaría la libertad de irme a donde quiero y cuando quiero. He visitado Alaska y he llegado hasta el Polo Norte en Canadá con lo mismo que me fui al Caribe.

El secreto: vestirse a capas.

¿Qué llevo en mi mochila para vivir viajando?

Reconozco que he sido precavida y me he preparado desde el primer momento. Lo siguiente que hice después de comprar mi billete de no retorno fue empezar a hacerme con mi ‘equipo de viaje’ lo más ligero posible. Algunas cosas las compré especialmente para este viaje, otras ya las tenía. Os dejo una lista de TODO lo que llevo conmigo.

Mis mochilas

Actualmente llevo dos mochilas, una grande de 40 litros para la ropa y los artículos de higiene. Y otra más pequeña de 30 litros donde va el equipo fotográfico e informático.

Creo que lo ideal sería llevar solo una mochila. Pero eso ya es un trabajo minimalista nivel experto. Yo todavía estoy en el intermedio 😉

Mi mochila grande es la Forclaz 40 de Decathlon (ya fuera de mercado). Llevamos juntas unos 8 años y y me he acostumbrado a ella. Aunque reconozco que no es la mochila más cómoda del mercado; tampoco la más incómoda. Lo mejor de todo es que sube a todos los aviones, incluso en Ryanair cuando se ponían tan pesados con las medidas. Ahora tenéis el modelo de 50 litros que puede ser una buena opción para meter todas las cosas en una sola mochila.

Mochila Forclaz 40 de Decathlon
Mochila Forclaz 40 de Decathlon.

También llevo otra mochila más pequeña, de 30 litros: la Genesis Nattai backpack. Tenía claro que quería llevar mi equipo fotográfico al viaje y, obviamente, necesitaba protegerlo lo mejor posible. Así que pensé en una mochila especializada que no llamara mucho la atención. Es decir, no quería ir por ahí con una mochila que gritara a los cuatro vientos: “¡Eh! Aquí llevo un camarote de la leche. ¡Vengan y róbenme!”.

Genesis Nattai backpack
Mochila para cámaras fotográficas Genesis Nattai de 30 litros.

Claro que tampoco quería gastarme una millonada en una mochila (las hay por más de 200 euros), así que me decidí por la Genesis Nattai que cuesta 47,90 euros. La verdad es que me va casi perfecta, el único problema son los agarres de la parte superior que me quedan demasiado bajos. La cámara y los objetivos se colocan en la parte de abajo arropados con un montón de sistemas antigolpes. También tengo espacio más que de sobra para llevar el ordenador, el cargador, el ratón y el disco duro. ¡Y aún me sobra sitio!

La mochila pequeña

Electrónica

  • Smartphone BQ Aquaris 5 más su cargador.
  • Batería externa.
  • Ordenador LENOVO LaVie Z con su cargador. Esta fue mi mayor inversión antes de salir de viaje y lo agradezco cada día. Esta maravilla pesa tan solo 700 gramos y me sirve para todo, es mi herramienta de trabajo, mi pantalla para ver películas y mi ebook. Es bastante caro, yo tuve la suerte de comprarlo de segunda mano por eBay y me salió a la mitad de precio.
  • Funda de neopreno para el ordenador Case Logic.
  • Disco duro externo de 1 TB WD Elements. Muy importante para asegurarme de que no pierdo las fotos y así también puedo tener un montón de películas listas para ver en cualquier momento.
  • Pendrive.
  • Ratón inalámbrico con su cable cargador.
  • Auriculares (llevo dos, vista la tendencia que tienen a dejar de funcionar).
  • Adaptador para los enchufes americanos.

Fotografía

Todo esto lo llevo siempre en la mochila pequeña y en total pesa unos 6 kilos.

La mochila grande

Documentación

  • Pasaporte.
  • DNI (que no sirve para nada fuera de España pero hay que llevarlo).
  • Cartilla de vacunación.
  • 3 fotocopias compulsadas de estos documentos.
  • Tarjetas de crédito/débito/prepago. En total llevo cuatro, por si las moscas. Dos de prepago que tienen 0 comisiones por sacar o pagar en el extranjero, una de débito y otra de crédito. En este enlace encontraréis todos mis consejos para no pagar comisiones cuando estamos de viaje.
  • Copia física de mi seguro de viajes.
  • Fotos de carné para las visas.
  • Carné de conducir + carné de conducir internacional (válido solo por un año e imposible renovar si estás fuera de España…).
  • Carné de estudiante o tarjeta joven para los descuentos.
  • Dinero en euros, dólares estadounidenses y moneda del país en el que me encuentro.
  • Libreta para escribir.
  • Libro. Siempre llevo como mínimo dos y cuando los leo los intercambio por otros. Así no voy cargándolos y siempre tengo algo para leer.

Ropa

La ropa que vas a llevar dependerá del tipo de viaje que te plantees. Piensa si vas a hacer un viaje por zonas cálidas o si quieres tener la flexibilidad de visitar lugares con climas extremos como el Ártico, si vas a subir montañas o si tendrás que trabajar bajo la lluvia… En mi caso sabía que no iba a estar todo el día tirada en una playa caribeña y que quería tener la flexibilidad de ir a donde me diera la gana, sin pensar en el frío, en la lluvia o en el calor. Así que me llevé ropa multifuncional, muy cómoda y ligera.

  • Pantalón de trekking convertible Idha FI de Trangoworld.
  • Leggins negros de Calzedonia.
  • Mallas térmicas de Arc’teryx.
  • Segundas mallas térmicas que sirven de pijama. Las compré en Canadá cuando empezó el verdadero frío invernal, cuando llegábamos a -30 ºC y ahora vienen conmigo. No sé hasta dónde me acompañarán.
  • 3 pantalones cortos: unos de trekking, unos vaqueros y otros de algodón.
  • 4 camisetas de tirantes, una de ellas transpirable para los días de montaña.
  • 2 camisetas de manga corta, una de ellas transpirable para los días de montaña.
  • 1 camiseta de manga larga de Icebreaker multifunción: me sirve de pijama en los climas fríos y como camiseta interior para cuando hace frío de verdad.
  • Jersey térmico Arc’teryx Delta LT.
  • Chaqueta cortavientos de Decathlon para cuando refresca un poco. Deciros que no me sirve demasiado ya que cuando hace calor no la uso y cuando tengo frío no me calienta todo lo que me gustaría.
  • 6 bragas.
  • Calcetines: 2 pares cortos de trekking, 2 pares largos de trekking, 2 pares de lana merino para el frío.
  • 3 sujetadores, uno de ellos de trekking. Si te digo la verdad casi no los llevo asi que creo que me sobra uno.
  • 2 bikinis con piezas intercambiables. Así no parece que siempre llevas el mismo 😉

Para la lluvia

  • Chubasquero de esos que se guardan en su propio bolsillo y no ocupan nada.
  • Pantalones largos impermeables (me salvaron la vida en la selva).
  • Funda impermeable para las mochilas.

Para el frío

  • Abrigo Arc’teryx Atom LT Hoody. En climas templados te lo pones encima de una camiseta y estás perfecto. También sirve para la nieve ya que repele el agua (ojo, no es impermeable), pero es mejor que lo combines con una o dos capas intermedias y una primera capa. Lo mejor es que solo pesa 330 g.
  • Jersey-chaqueta con relleno de borreguillo (sintético). Esta también me la tuve que comprar en Canadá cuando llegó el invierno. Combinaba con una camiseta térmica más el abrigo Arc’teryx pude resistir perfectamente hasta -30 ºC.
  • Gorro.
  • Guantes.
  • Braga del cuello y Buff.
  • Saco de dormir Millet Alpine Ltk 800 ultraligero, pesa solo 350 g y podrás resistir hasta -16 ºC.
  • Pantalones de nieve Burton para cuando viví el invierno canadiense. Este se quedó en el camino, hizo su función y ahora otra persona la disfrutará.

Calzado

  • Zapatillas de trekking. No os recomiendo las mías porque no me están dando buen resultado.
  • Sandalias de trekking Columbia, concretamente el modelo Kyra Vent II.
  • Chanclas para la ducha.

Baño e higuiene

  • 2 neceseres (imposible meterlo todo en uno).
  • Toalla de microfibra grande.
  • Toalla de microfibra pequeña. Realmente no la he utilizado mucho, pero ocupa poco y de momento se queda.
  • Depiladora inalámbrica Braun Silk-épil 5 Wet & Dry. En mis primeros viajes salí sin ella pero la cuchilla no es lo mío, así que la compré de segunda mano.
  • Bandas de cera fría del Mercadona. Ninguna otra marca ha resistido a las temperaturas extremas por las que he pasado.
  • Cepillo de dientes.
  • Pasta de dientes.
  • Hilo dental.
  • Desodorante sólido de Lush.
  • Champú para el pelo sólido de Lush.
  • Acondicionador para el pelo sólido de Lush. Llevar los productos para el pelo en formato sólido me ahorra tener que facturar mi mochila.
  • Pastillas de jabón de baño. Jamás compré una, las voy coleccionando de los hoteles.
  • Jabón para lavar la ropa. Este me lo hace mi mamá 😉
  • Pinzas.
  • Cartauñas.
  • Cepillo.
  • Horquillas para el pelo.
  • Cinta para el pelo.
  • Crema para la cara.
  • Crema para las manos.
  • Copa menstrual Mooncup. Desconozco si las otras marcas son igual de confiables.
  • Salvaslips.

Botiquín

  • Cacao para los labios.
  • Crema de sol.
  • Aloevera.
  • Gasas.
  • 2 vendas.
  • Cristalmina.
  • Antimosquitos.
  • Tiritas normales y Compid.
  • Crema para aliviar las picaduras (yo tengo un botecito pequeño que me trajeron de Tailandia y es infalible).
  • Antiinflamatorios para cuando me pongo enferma.
  • Antihistamínicos para las alergias.
  • Malarone para la malaria.
  • Pastillas o sobres potabilizadores de agua. Hasta hoy no he tenido que usarlas.

Otros

  • Tapones para los oídos.
  • Linterna.
  • Botella de agua.
  • Pañuelos.
  • Rollo de papel higiénico.
  • Condones.
  • Mechero.
  • Hilo y aguja. Para coser todas las banderas de los países que visitó a mi mochila.
  • Imperdibles.
  • Candado.
  • Bolso cinturón para llevar lo imprescindible y algunos documentos (jamás los lleves todos en el mismo sitio, repártelos por tus mochilas).
  • 3 monederos para repartir las tarjetas de créditos y el dinero.
  • Gafas y gafas de sol con su funda.

Todo esto va en la mochila grande y, aunque puede parecer mucho, pesa solamente 8 kilos. Eso sí, siempre que cargo las mochilas llevo puestas las zapatillas de trekking.

He ajustado mucho el equipaje que me acompaña. Algunas cosas que no llevé en los primeros viajes ahora son mis inseparables y otras cosas que creía necesarias, las he ido dejando por el camino. Con esto quiero decirte que no hay un listado de cosas que debes o no debes meter en tu mochila, si no que la irás amoldando con el tiempo.

Y tú, ¿qué opinas de mi equipaje? ¿Hay algo sin lo que no puedes salir de casa? ¡Cuéntame en los comentarios!

Algunos de enlaces de este artículo son enlaces de afiliado. Esto quiere decir que si compras a través de ellos, yo recibiré una pequeña comisión. ¡Ayúdame a seguir viajando!
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *