Viajar al Ártico canadiense, la Dempster Highway y Tuktoyaktuk

Viajar al Ártico

I made it to Tuk 69,4454°N. Dice la pegatina que muy orgullosamente llevo en mi portátil. Y es que cada vez que la miro recuerdo que ¡¡he llegado al Océano Ártico!! ¡¡Lo he tocado, lo he sentido, lo he disfrutado, lo he conocido, lo he vivido…!! Y aunque solo sea por un par de días, viajar al Ártico, estar en Tuyktoyaktuk y llegar hasta allí, por supuesto, ha sido una de las aventuras más memorables de mi vida. 

Océano Ártico

Conducir la Dempster Highway

Todo empieza en la ‘temida’ Dempster Highway. Y el calificativo no se lo doy yo. De hecho, en internet hay un sinfín de artículos que dan consejos a los ‘valientes’ que deciden conducir esta mítica carretera. La verdad es que no fue para tanto. ¡Solo tuvimos 6 pinchazos! Lo cierto es que la preparación del coche es esencial (al final de este artículo os resumiré los consejos que sí o sí debéis seguir para llegar a Tuk). Y nuestro Shuba no estaba preparado en absoluto. Que quede claro que para viajar al Ártico lo normal no es pinchar tanto. La mayoría salen de la Dempster Highway sin ningún problema y, como mucho, con un solo pinchazo. 

En Cómo la Dempster Highway se convirtió en una comunidad de viajeros os cuento toda nuestra experiencia y cómo sentimos ese espíritu de camaradería que reina entre aquellos que se atreven a adentrarse en lo remoto del Ártico canadiense.

pinchazos-dempster-highway

La Dempster Highway es un viaje largo y muuuuuy sucio hasta el Ártico canadiense a través de los inhóspitos parajes donde se combinan la infinitud de la tundra, las montañas de Tombstone Territorial Park y los verdes paisajes que forman los ríos Peel y Mackenzie. La Dempster es la única carretera de Canadá que llega al Océano Ártico. Los tradicionales 735 km hasta Inuvik, seguidos de 137 km más para alcanzar Tuktoyaktuk. Si sigues leyendo te cuento mi experiencia y espero que te sirva para que tu viaje al Ártico sea todavía más memorable 😉

artic-circle-dempster

Los primeros kilómetros de la Dempster Highway

Viajar al Ártico, vida salvaje y libertad

Conducir la Dempster Highway es una experiencia única, una de esas cosas que todo viajero tiene (o debería) tener en su lista de lugares pendientes.

Por qué elegí Tuktoyaktuk frente a Prudhoe Bay
Si bien es cierto que mi idea original era llegar al Océano Ártico desde Alaska, los planes cambiaron después de leer e investigar un poquito sobre el tema. Para resumir, os cuento que no se puede alcanzar el Ártico por carretera en Alaska. Podrás llegar hasta Deadhorse y desde allí necesitas contratar un tour cuyo precio ronda los 40 dólares por persona y dura unas 4 horas entre que te recogen, te llevan, te permiten bañarte (o lo que quieras hacer en el agua) y te devuelven. Esto quiere decir que estarás bastante limitado ya que el área es propiedad privada de una petrolera. Ante tales condiciones, aunque Prudhoe Bay está un pelín más al norte (70,2158°N frente a los 69,4454°N de Tuk), la opción canadiense me pareció muchísimo más prometedora. ¡Tengo la firme certeza de que no me equivoqué!

Nosotros veníamos desde el norte, lo que quiere decir que tuvimos que cruzar la frontera con Alaska atravesando la Top of the World Highway. Realmente nos íbamos al fin del mundo, ¡todo lo indicaba! Así que después de cruzar el río Yukon en ferry, llegamos a Dawson City. Una ciudad que tiene una carga histórica importante, ya que fue cuna de la fiebre del oro. Darse una vuelta por el centro, recorrer sus calles y leer los carteles explicativos es trasladarse a aquellos tiempos de riqueza, opulencia y derroche. Una experiencia que no te puedes perder es subir al Midnight Dome Viewpoint, las vistas son increibes. 

Y desde Dawson, para llegar al comienzo de la Dempster Highway, solo hay que conducir unos 40 kilómetros.

dempster-highway

Los primeros kilómetros creerás que no es para tanto. Conducirás por una carretera de gravilla en buenas condiciones hasta que un cartel te avisará de que has llegado a Tombstone Territorial Park. ¡Aquí empieza la vida salvaje en todo su esplendor! La carretera se pone divertida y los animales empiezan a aparecer.

tombstone-territorial-park
Este parque es el último punto de vida ‘civilizada’ que encontrarás en muchos kilómetros.

Una de las cosas que más me sorprendió de todo el camino que recorrimos hasta el Ártico canadiense fue la multitud de animales salvajes que encontramos en la carretera. Osos, águilas, zorros, alces y muchos mamíferos pequeños. 

grizzly-dempster-highway

oso-negro-dempster-highway

bald-eagle-dempster-highway

La mejor época para visitar Tuktoyaktuk 

¿Qué mejor idea que pasar el solsticio de verano en el punto más al norte al que puedas llegar? Yo lo tenía claro, teníamos que llegar a Tuktoyaktuk antes del día 21 de junio y disfrutar allí del día más largo del año. Y como todo, tuvo sus pros y sus contras. 

Solsticio de verano

Una de las ventajas clarísimas de viajar al Ártico durante el solsticio de verano es que puedes vivir lo que aquí llaman el Midnight Sun. Cuando has sobrepasado el Círculo Polar Ártico, durante dos meses no existe la noche. 24 horas ininterrumpidas de luz pueden ser magníficas si eres capaz de dormir en ausencia de oscuridad. Es verdaderamente raro echarse a dormir cuando afuera la luz te invita a no descansar. Afortunadamente, el cuerpo es sabio y no tarda mucho en acostumbrarse (si además eres como yo y amas dormir, no tendrás ningún problema). 

Para mí todo fueron ventajas. Como no me gusta conducir de noche y tampoco durante las horas de mucho calor, fueron varias las ‘noches’ que pasamos al volante. Lo mejor es que a esas horas estuvimos prácticamente solos en la carretera. Y además, pudimos ver muchos más animales salvajes, ya que cuando las temperaturas son altas suelen estar escondidos. Incluso nos sobresaltamos muchísimo cuando vimos un lince agazapado en medio de la carretera (solo durante milésimas de segundo por lo que fue imposible tomarle fotos).

Y como una imagen vale mucho más que mil palabras os dejo algunas de las miles que tomamos en esos días que nunca terminan, de esos atardeceres que se convierten en amaneceres sin rozar ni siquiera la oscuridad. 

Midnight Sun o el sol de medianoche

Las tres fotos que siguen son realmente especiales. Fue la noche siguiente al solsticio, después de conducir más de 400 kilómetros sin parar desde Tuk hasta la frontera Northwest Territories con Yukon, mucho después de pasar Inuvik y, tras llegar por los pelos al último ferry que cruza el río Peel, Fort McPherson. 

Allí, si dejas el coche junto al cartel que informa de que estás cruzando a una nueva provincia y miras hacia la derecha (si vas en dirección Tuk y si vuelves, estará a tu izquierda), verás una colina no muy alta repleta de rocas en su punto más alto. No es difícil subir, solo empieza a caminar por la tundra y no te preocupes de que esté húmeda, al rato la vegetación es menos densa y puedes esquivar los charcos. Tendrás que trepar un poco por las rocas, pero realmente merece muchísimo la pena subir. Nosotros tuvimos la suerte de encontrarnos con el espectáculo del atardecer que se vuelve amanecer y nos regaló estos colores. Ya te digo que las imágenes no le hacen justicia, fue realmente una maravilla de la naturaleza.

midnight-sun-dempster-highway
Esto todavía es atardecer, se puede identificar por los colores.
pink-hour-demspster-highway
En la hora rosa caminando por la cima de la colina.
midnight-sun-dempster-highway
Y de repente, ¡empieza a amanecer! Magnifico.

Día Nacional de los Pueblos Indígenas

Además, el 21 de junio es el Día Nacional de los Pueblos Indígenas y en en esta parte del norte canadiense, donde la mayoría de la población es aborigen, lo celebran por todo lo alto. Tuvimos la suerte de formar parte de la fiesta en Tuk donde organizaron un día realmente especial. Tuvimos bailes y juegos tradicionales y ¡comida gratis!

Inconvenientes de viajar al Ártico para el solsticio de verano

Como nada puede ser cien por cien perfecto, los contras vienen en forma de multitud de millones de enormes mosquitos que jamás dan tregua. Por lo visto es la segunda mayor colonia de la humanidad, solo después de los que habitan en el Trópico (lo que me hace replantearme muy mucho si quiero visitarlo alguna vez). Las tardes y las noches son terribles, hacer la cena es tarea arduo complicada y dormir en el coche sin asfixiarse de calor todavía más porque, lógicamente, olvídate de abrir las ventanas a no ser que tengas mosquiteras muy bien instaladas. 

El peor lugar, y en ello coinciden todos los viajeros con los que hablamos, es Eagle Plains. El mejor, Tuktoyaktuk, ¡allí no hay ni rastro! Hacerse con un kit antimosquitos a lo cazafantasmas es extremadamente necesario si no quieres gritar de angustia cada vez que quieras estar fuera del coche.

También me gustaría remarcar que se prevé que cada año haya más viajeros que elijan esta fecha para viajar al Ártico y eso quiere decir que quizás el pequeño pueblo de Tuktoyaktuk esté un poco masificado. Pero esto solo son divagaciones y, quizás, cuantas más personas, más posibilidades de crear una buena comunidad. 

Lugares imprescindibles donde debes parar

Estos fueron nuestros puntos favoritos a lo largo de toda la ruta, Dempster Highway y carretera a Tuk:

Tombstone Territorial Park

Podrás repostar agua en el centro de interpretación y pedir una guía muy específica sobre dónde parar y en qué lugares tienes más probabilidades de encontrar vida salvaje. Si hace buen tiempo, aprovecha para caminar por los trails. Muy recomendables Grizzly Creek (no llegamos hasta el final porque encontramos un oso en medio del camino) y Goldensides, este sí que lo acabamos, es fácil y tiene unas vistas panorámicas de la inmensa cadena montañosa que se oculta al otro lado de la carretera. 

Two Moose Lake

Nosotros no vimos ningún alce, pero el lugar es fascinante. Hábitat de multitud de pájaros y lugar perfecto para disfrutar del ‘atardecer’. 

Engineer Creek

Si eres muy meticuloso, aquí podrás encontrar fósiles. Pero, sin duda, lo más curioso es el tono rojizo de las rocas alrededor del río. 

engineer-creek

Eagle Plains

Si bien no es un lugar bonito, ni siquiera agradable (los mosquitos se encargan de ello), es una parada obligatoria para repostar gasolina y, si has pinchado, aquí te arreglarán la rueda. También hay duchas en el camping, aunque nada invita a utilizarlas.

The Mad Trapper of Rat River

Unos kilometros al norte de Eagle Plain y antes de cruzar el puente, hay un desvío a la izquierda que te lleva a unos carteles interpretativos que explican la historia de Albert Johnson. O más bien la historia de la caza de Albert Johnson. La historia está curiosa y el lugar es bonito para dormir. Lo mejor es que es el hábitat de un lobo y muchos viajeros lo han visto. 

Círculo Polar Ártico

Km 405.6. Tantísimo tiempo soñando con llegar y cruzar este punto del planeta y aquí estamos. Las vistas son increíbles, la sensación de satisfacción imposible de definir con palabras y si además un kilómetros después ves un oso caminando por la carretera, ya eres feliz para siempre. 

La frontera Yukon – Northwest Territories

Está en el kilómetro 465. Acuérdate de subir la montaña. Y si la niebla te lo impide, déjalo para la vuelta. 

Fort McPherson

En este pueblo también podrás repostar, siempre que llegues en horario y no sea domingo. Puedes pasearte por el pueblo y conversar con la gente. No me pareció tan agradable como Tuk pero cada lugar tiene su encanto. 

Tithequehchii Vitail Lookout

Son unos 10 minutos caminando a un mirador con vistas panorámicas hacia el lago Campbel. 

Tithequehchii Vitail Lookout

Jak Territorial Park

Cuando llegamos el mirador estaba cerrado, pero tiene fama de tener una buenas vistas hacia el delta del río Mackenzie y las montañas. Lo bueno es que nos dejaron ducharnos ¡gratis! Qué buena falta nos hacía 😛

Inuvik

Esta ciudad no te dejará indiferente. Solo pasear y observar ya es todo un espectáculo, fíjate en que las cañerías no están enterradas, ¡para que no se congelen! No me quiero ni imaginar el frío que hace aquí en pleno invierno. Nada similar a lo que la mayoría estamos acostumbrados. La iglesia iglú y el invernadero son visitas obligatorias. Recuerda preguntar el estado de la carretera a Tuk en el centro de visitantes. ¡Ah! Y pide tu certificado de haber cruzado el Círculo Ártico. 

Inuvik

Tuktoyaktuk, land of the pingos

Los pingos son esas formaciones montañosas que encontrarás conforme te vayas acercando a Tuk. Este lugar emana algo que es difícil de explicar, así que te dejo que lo experimentes por ti mismo. Explora, habla con la gente, siéntete parte de la comunidad y disfruta del Ártico. 

tuktoyaktuk

Tuktoyaktuk

Consejos para sobrevivir a la Dempster Highway

Básico, fundamental, los neumáticos deben estar en perfectas condiciones. No es necesario que sean nuevos, pero ten en cuenta que tendrán que enfrentarse a 736 km de gravilla, agujeros y rocas afiladas. Aún así es bastante recomendable que llevas al menos una rueda de repuesto. En la mayoría de blogs recomiendan dos, aunque en Eagle Plain, en Fort McPherson y en Inuvik te pueden arreglar los pinchazos. 

Conduce despacio. Nosotros no pasábamos de 80 km/h en los tramos buenos: después de pasar el último ferry hasta Inuvik. Y 60 km/h en los peores tramos, después de Ogilvie Ridge, hasta el Círculo Ártico, y especial cuidado en los alrededores de Eagle Plain. En esta zona tuvimos todos nuestros pinchazos. 

Mantente bien a la derecha cuando te cruces con otro vehículo. Y baja la velocidad, sobre todo cuando se trate de camiones grandes. Estos no suelen reducir y a su paso tiran un montón de piedrecillas que fácilmente podrán romperte la luna u otro cristal del coche. Utiliza esta técnica también cuando te adelanten.

No es necesario que lleves gasolina de repuesto. Hay estaciones de servicio en Eagle Plain, Fort McPherson, Inuvik y Tuktoyaktuk. Solo ten en cuenta que la gasolina es cara y no hay servicio por la noche. 

Uno de los consejos que aprendimos en el camino es bajar la presión de los neumáticos un pelín. Nosotros no lo probamos así que no puedo prometer que funcione. Nunca está de más probar.

Mucho cuidado cuando la carretera esté húmeda, es extremadamente resbaladiza. Sobre todo, evita el tramo desde Inuvik a Tuktoyaktuk si acaba de pasar una tormenta. En el centro de información de Inuvik lo sabrán y si ya estás en Tuk, puedes preguntar en la policía. Nosotros y otros muchos viajeros tuvimos que pasar la noche en la carretera porque era imposible conducir. 

Evita la carretera inuvik-tuktoyaktuk si está húmeda

inuvik-tuktoyaktuk-carretera

El mejor consejo que puedo darte es: disfruta del camino y tómatelo con calma. En mi opinión, una semana para ir y volver sería lo ideal. Y si no tienes tanto tiempo, mínimo 4 días. En 511yukon puedes consultar el estado de la carretera en tiempo real.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (7 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Comments

  1. Que viaje mas genial! definitivamente se sienten ganas de hacer esto y seguir tus pasos!

    1. Asun Cardona says:

      El viaje fue estupendo, seguro que tú lo disfrutarías muhco también 😛

  2. Laura camps says:

    Maravilloso leerte y conocer cada pasito de gigante que das en el camino! Gracias por compartir tus aventuras y hacer que a traves de la imagen y la palabra pueda viajar yo tambien a estos increibles lugares. Por favor sigue deleitandonos con tus experiencias que ademas de fascinarme hacen que me sienta cerquita de ti gran mujer!

    1. Asun Cardona says:

      Millones de gracias por tu mensaje, Laura. Me apasiona escuchar que a través de mis palabras estás conmigo en los viajes, aunque ya sabes que siempre estás a mi lado, muy cerquita del corazón 🙂

  3. Wow, me parece un viaje totalmente increíble! Menuda aventura. Tomo nota por que me ha parecido un recorrido superinteresante. Espero poder hace algún día esta ruta por el ártico canadiense, aunque espero que sea sin pinchar tantas veces xD

    1. Asun Cardona says:

      ¡Muy buenas, Francisco! Mil gracias por tus bonitas palabras 🙂 Este viaje ha sido inolvidable en todos los sentidos. Y el tema de los pinchazos en realidad no fue tan duro, además nos pudimos dar más cuenta de todo el sentimiento de comunidad que se crea entre los viajeros que hacen esta ruta. Seguro que si te animas, será una experiencia maravillosa. No te olvides de contarme cómo te va 🙂

  4. Pilar says:

    Hola Asun.

    Leyendo tu post he alucinado, porque me declaro una enamorada absoluta de este tipo de viajes. Nosotros hemos estado muy cerca del círculo polar ártico pero no pudimos llegar por la climatología y se nos ha quedado la espinita clavada. Cuando viajamos a Islandia, teníamos intención de coger un ferry en Dalvík para llegar a la isla de Gremsey, que está en el círculo polar ártico. No pudo ser porque entró un temporal bestial y lo tenemos pendiente..

    Después de leer tu post me he quedado fascinada. El ártico canadiense es brutal. y las imágenes que nos muestran son espectaculares. No conocía esta forma de llegar hasta allí a través de la Dempster Highway y sin duda, como bien dices, es para disfrutar del camino sin prisas.

    Ya me la he apuntado porque menuda experiencia de vida.. y ya sé a quien preguntar cuando comencemos a planificar la ruta 😉

    Por cierto, menudo susto encontraros por el camino osos grizzly! que miedo, con lo feroces que son! Saludos!

    1. Asun Cardona says:

      ¡Hola, Pilar! Me encanta leer que te ha gustado el viaje. Yo creo que esta opción es una de las más sencillas para llegar más arriba del Círculo Polar Ártico. El pueblo al que llegamos (no hay más carretera más allá), Tuktoyaktuk, está casi en los 70º Norte, muy pasado los 66º 33′ del Círculo Polar Ártico. Y además es relativamente barato, ya que puedes llegar conduciendo tú misma. En verano la temperatura es bastante alta y la nieve y/o el hielo no son impedimiento. A mí me encantaría volver en invierno y hacer alguna excursión para ver a los osos polares, pero eso ya será otra aventura 🙂 Ah! Y cualquier duda, pregunta que tengas, será más que bienvenida. ¡Ya me contarás si te animas!

  5. Marina says:

    Increíble! ya tenia ganas de perderme por Canadá, pero después de leer tu experiencia en este viaje hacia el Océano Ártico me dan ganas de irme ya!! una duda que me surge, ¿donde ibais durmiendo por esta carretera?

    Un saludo!!

    1. Asun Cardona says:

      ¡Hola, Marina! Canadá es increible, tienes de todo, montañas, desierto, nieve, playas… Es tan grande que se necesita una vida entera para descubrirlo. en el viaje al Ártico dormimos en el coche, nos compramos uno muy barato en Montreal y a excepción de los meses de invierno siempre hemos dormido ahí. Le pusimos un colchón y lo hicimos nuestra casa. Si no, siempre hay campings preparados para los viajeros que son mas o menos asequibles aunque oscilan entre los 20-40 dólares la noche. Nosotros quisimos ahorrarnos lo máximo posible y así también tenemos más libertad ya que no estamos obligados a llegar a ningún sitio para la noche. Sencillamente cae la noche y dormimos allá donde estábamos 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *