Cómo ganar dinero mientras viajas (sin trabajar)

ganar dinero mientras viajas sin trabajar

Existen un sinfín de maneras de ganar dinero mientras viajas. Claramente, lo más común es buscar un empleo o creártelo tú mismo. Sin embargo, en estos casi dos años que llevo viajando, he encontrado una forma diferente. Aunque, os aviso, no es algo que os vaya a dar un suelo fijo; tampoco comisiones. No vas a tener un jefe que te pague por una labor en concreto. Lo único que tienes que hacer es continuar con tu viaje, a tu ritmo, y comunicarlo. Aquí os cuento cómo conseguí 700 dólares en solo un mes, ¡sin trabajar!

Antes de empezar, me gustaría aclarar que decir sin trabajar es media verdad. Y es que siempre debes estar dispuesto a conversar y a ser amable con todas las personas que se acerquen con interés. No te van a dar dinero porque sí, sino porque les apasiona tu proyecto y porque sabes comunicar con pasión. Además, es muy recomendable que les ofrezcas algo a cambio, como una postal o una fotografía hecha por ti.

Gana dinero viajando sin trabajar

Creo que vivimos en el momento más oportuno para vivir viajando. Internet nos lo ha facilitado. Muchos viajeros se convierten en nómadas digitales; su oficina está en cualquier lugar del mundo, solo necesitan una conexión WiFi. También los hay quienes prefieren buscar trabajos de temporada, como recoger fruta en Francia o en Canadá y conseguir unos 2000 dólares en apenas un mes. Pero si no quieres pararte durante mucho tiempo en un mismo lugar o evitas a toda costa la responsabilidad y los horarios, estas opciones no son para ti. Tampoco para mí.

Cómo gané 700 dólares en un mes viajando y sin trabajar

Puede parecer que $700 es poco, menos aún cuando lo dividimos entre dos personas; serían $350 para cada uno. Sin embargo, ese dinero nos dio para vivir casi todo el mes (23 días exactamente). Y es que nuestro presupuesto diario era, de media, $15 al día. Sin lujos pero sin pasarlo mal. Sin embargo, no podemos fiarnos de que ese método nos vaya a dar siempre la misma cantidad de ingresos, quizás pases unas semanas con poquitas aportaciones, así que debes tener un plan B siempre presente.

Lo importante para ganar dinero mientras viajas sin trabajar es tener un reclamo, algo que llame la atención de las personas que pasan a nuestro alrededor. Debemos hacer que se fijen en nosotros. No podemos pasar desapercibidos. Y, sobre todo, debemos estar dispuestos a conversar con todo aquel que se acerque con preguntas, con curiosidad.

Nosotros utilizamos nuestro coche casa. Hasta el momento en que descubrimos que Shuba (así se llama nuestro Subaru Forester del 2002) podía trabajar por nosotros, él era nuestro medio de transporte y nuestro hogar. Ahora se le acumulaban las tareas. También sería el reclamo, el que atrajera la atención. Eso sí, a nosotros nos tocaba enamorar a todo aquel que se acercara. Y si quieres añadir un toque personal, puedes imprimir unas cuantas fotografías o postales de aquellos lugares donde hayas estado y regalárselas a las personas que voluntariamente colaboran contigo.

Ganar dinero mientras viajas sin trabajar

Comunica tu sueño, qué haces y por qué

Lo primero que hicimos fue comprar unos bolígrafos para ventanas, de esos que resisten las lluvias (un poco) pero que son fáciles de borrar. Así podíamos pintar los cristales y cambiar lo escrito tantas veces como quisiéramos. Utilizamos un montón de colores para llamar más la atención. Y empezamos a darle forma a los mensajes.

En la ventana trasera, la más grande y la que más se ve (en especial cuando vas conduciendo) escribimos:

“Traveling an American dream, from North Pole going to South Pole. Would you like to support us with some gas, food or a shower? Thanks!”

En español lo tradujimos como:

“Viajando América desde el Polo Norte al Polo Sur. ¿Querrías apoyarnos con gasolina, comida o una ducha? ¡Gracias!”

Reclamo para llamar la atención y ganar dinero viajando sin trabajar

Y luego utilizamos las cuatro ventanas laterales traseras (por suerte nuestro Shuba tiene seis ventanas, así que usamos las cuatro traseras, y dejamos libres la del piloto y copiloto para no limitar la visibilidad) para dar más detalles del viaje. En una de ellas anotamos lo que ya llevábamos de viaje:

“Desde España a Alaska, ahora hacia Argentina. Desde junio de 2017. 18 meses. 60.000 km. Canada. USA. Mexico”.

Y en la ventana de al lado volvimos a dejar claro que aceptamos donaciones:

“¿Querrías ayudarnos a cumplir nuestro sueño con gasolina, comida, una ducha (¡por favor!), un consejo, una historia…?”.

Ganar dinero mientras viajas con tu coche casa

Al otro lado, en las ventanas de la derecha, volvíamos a poner lo mismo pero con otras palabras. La idea es dar la misma información para que cuando se acerque una persona pueda leernos venga desde donde venga y sepa qué estamos haciendo:

“Viajado el mundo. ¿Querrías ayudarnos con gasolina, comida de perro o persona, o una ducha? ¡Gracias!”

La clave es nunca dejar de llamar la atención.

Esta idea es perfecta cuando dispones de un vehículo como una furgoneta o un coche. De hecho, cuanto más grande sea tu medio de transporte, más espacio tendrás para llamar la atención. Haz dibujos, pega fotografías o vinilos. Puedes hacer lo que se te ocurra para no pasar desapercibido. Que se note que eres viajero, que tienes un sueño y que lo quieres compartir. Nuestros amigos de Persiguiendo al Conejo Blanco, quienes nos dieron toda esta idea que ahora comparto con vosotros, tienen una combi vinilizada.

Travels&Lives con Persiguiendo al Conejo Blanco

Persiguiendo al Conejo Blanco

Sin embargo, esta idea de ganar dinero mientras viajas sin trabajar también podría ser aplicable si vas en bicicleta o a pie. El ingenio es nuestro mejor aliado. Cuanto más creativo, mejor.

Nosotros, además, pegamos fotografías alrededor de la carrocería del coche. En la parte trasera imprimimos pegatinas de los lugares donde habíamos estado: países, estados, provincias, parques nacionales. Y por delante, fotografías de paisajes tomadas por nosotros. No somos fotógrafos, pero los lugares donde habíamos estado hablaban por sí solos. Fotos del océano Ártico, un atardecer en el filo de una montaña, paisajes blancos, nevados, playas paradisíacas y de animales salvajes. Teníamos un oso grizzly, unos osos negros bebés, un elk, un zorro del Ártico precioso y la estrella de nuestro viaje, el perro de mi compañero de viaje, Ganeshway, que también era un gran reclamo.

Emana felicidad, sonríe y cuenta tu historia

La verdadera razón por la cual las personas colaboran con nosotros es porque les apasiona lo que estamos haciendo. Quizás una vez, cuando eran más jóvenes, desearon explorar el mundo. De hecho, quizás ya lo hicieron y saben lo difícil que es hacer dinero por el camino, lo difícil que es vivir todos los días en un coche, no tener acceso a una ducha diaria, a una cocina que no sea un camping gas o una fogata. Quizás simplemente nos ven como personas aventureras, personas que quieren cambiar el mundo, que desafian el statu quo.

Travels&Lives en Monterrey con personas que quisieron ayudarnos
Ese día fue magnífico. Habíamos dormido en una calle de Monterrey, escondidos de la policía porque en California es ilegal dormir en el coche. Por la mañana, una pareja nos invitó a ducharnos en la habitación de su hotel y los que aparecen en la foto nos dieron una targeta regalo de $50.

No importa cómo te vean o quién crean que eres. Lo importante es que quieren ayudarte. Y, sobre todo, quieren conversar; que les cuentes por qué haces lo que haces, cuáles son tus motivaciones, cómo es la verdadera vida nómada, cómo es el mundo más allá de la televisión. Curiosamente, una pregunta muy recurrente es si hemos tenido problemas con otras personas y se asombran cuando les contamos que jamás nos ha pasado nada malo, sino todo lo contrario. Y así estamos ayudando a romper prejuicios, esos que nos meten diariamente en el cerebro y que nos asustan para que no salgamos de nuestra rutina.

No tengas miedo de contar también lo no tan bonito. Nos encanta contar que muchas veces no hemos podido ducharnos en diez días, que tuvimos que recurrir al ingenio para arreglar a Shuba cuando no teníamos para pagar las reparaciones. O cuando se nos acabó la gasolina a 4 kilometros de la gaslinera pero ya estaba cerrada y tuvimos que pasar la noche en el arcén escuchando camiones pasar a toda velocidad cada diez minutos… Las historias lo son todo y se ganan el amor de las personas. ¡Y a nosotros nos encanta contarlas!

Travels&Lives en San Luís Obispo con una persona que nos invitó a su casa
Aquí estamos con Rob, en su casa de San Luís Obispo, en California. Estábamos ‘robando’ WiFi en una tienda y él llamó a nuestra ventana. ¿Necesitáis algo? Y nosotros… casualmente sí. Necesitábamos arreglar unas maderas que harían de somier del coche. Nos llevó a su garaje y pasamos dos días en su casa. Él también estaba construyendo su coche casa.

Más allá del dinero, todos ayudan

Algunos te darán dinero en efectivo, sobre todo en los países con más recursos como Canadá o Estados Unidos. Otros te invitarán a sus casas a comer, a cenar, a dormir, a ducharte. En cada persona, en cada hogar, descubrirás una historia, una forma diferente de vivir. Y te sorprenderás de que aquellos que tienen muy poco, también quieren aportarte algo: un plato de comida, un espacio para dormir.

Durmiendo en una caravana en la Baja California Norte, México
Esta familia nos invitó a su casa, una motor home que ya no puede moverse, instalada en un camping antes de llegar a Puertecitos, un pequeño pueblo de pescadores. La carretera era una pesadilla y paramos a ayudar a una familia que había pinchado. Acto seguido el dueño de esta casa también paró, nos hicimos amigos y nos invitó a dormir al lado de su casa. Cenamos juntos y conversamos ante el calor de una fogata. Por la mañana, compartimos el desayuno.

De hecho, incluso los que no tienen literalmente nada, las personas que viven en la calle, también nos han ayudado. Nos dicen dónde hay que ir para conseguir un plato de comida caliente, dónde están las duchas gratis, a qué hora y qué días se puede ir al supermercado para que te den lo que ya no venden. Todos los trucos que ellos ya conocen, los comparten sin dudarlo. Y eso, para mí, es lo más hermoso de viajar. El compartir con todos. El ser iguales.

No estamos mendigando

En algunas ocasiones, solo por unos segundos, nos planteamos si esto era mendigar. Obviamente, no. Nosotros solamente comunicamos nuestro viaje, nuestro estilo de vida. Es cierto que invitamos a que nos ayuden, pero no pedimos dinero sino aquello que necesitamos para continuar viajando, gasolina, comida y duchas. El dinero en efectivo es bienvenido, pero somos igual de felices cuando nos abren su casa.

Nosotros hacemos nuestra vida. Conducimos de destino en destino, nos paramos a cocinar en un parque, nos tiramos en una playa, caminamos por las ciudades. Las personas ven el coche, les llama la atención y nos buscan. Algunos nos han dejado una nota en el parabrisas indicándonos la dirección para llegar a su casa a cenar. Ellos están interesados tanto como nosotros en la comunicación. Nosotros les aportamos felicidad, les cambiamos su rutina diaria, les abrimos un poquito la mente y ellos nos ayudan a continuar con nuestro sueño. ¡Todos ganamos!

Esta es la forma de vivir que más me gusta. Cuando nuestro coche casa nos abre los corazones de las personas no solo ganamos algo de dinero para seguir viajando, sino que acumulamos aprendizaje, porque cada persona nos enseña una cosa; ganamos en bondad, porque cada vez somos más conscientes de que el amor mueve al mundo, de que todos somos iguales; y vamos eliminando prejuicios. Nada es como nos han hecho ver. Y para comprobarlo, solo hay que salir y ver el mundo con nuestros propios ojos, sin juicios.

Y tú, ¿utilizas alguna otra táctica para ganar dinero mientras viajas? Estamos deseando conocerlo, quizás también podamos aplicarlo y seguir aprendiendo. Te leemos en los comentarios 🙂 Y si te gustó esta entrada, ¡también puedes compartir!

Cómo ganar dinero mientras viajas sin trabajar para compartir en Pinterest

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (6 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Comments

  1. Sole says:

    Hola Asun, también habría que poner que uno siempre está trabajando, que das algo a cambio cómo postales. Ya que parece fácil pero eso no alcanza para una vida viajando. Fuera de eso me gustó mucho. Besote gigante

    1. Asun Cardona says:

      ¡Hola, Sole! Tienes mucha razón, obviamente es solo algo que ayuda en el viaje, no creo que así sin más alcance para vivir solo de esto. Añado el tema de las postales 🙂 ¡Gracias por la aportación! Y por darnos la idea. Para mí lo mejor no ha sido el dinero o loq ue nos han dado por el camino, sino todas las personas que hemos conocido gracias a que el coche llamaba la atención 🙂

  2. German Monge says:

    Excelente articulo, Gracias a esa llanta ponchada los conocimos hehe Montones de historias bellisimas que se viven al viajar, La Vida es bella, Saludos

    1. Asun Cardona says:

      Mil gracias!! Es verdad, la cadena de acontecimientos es enorme. Cada cosa que hacemos (o no hacemos) nos lleva al siguiente punto, todo interconectado y todos conectados! Fue un placer haberles conocido y compartido tanto!

  3. MariaCG says:

    Una verdadera aventura. Muchas veces he soñado con coger un coche o una furgoneta y dar practicamente la vuelta al mundo. Confieso que me da un poco de miedo, no saber dónde dormir o si vas a comer. Pero leyendo tu historia, con una sonrisa y la actitud correcta, todo es más fácil de lo que parece…

    1. Asun Cardona says:

      Es pura magia, yo creo que no sabría viajar de otra manera ahora. Y, ¿por qué no sabes si vas a comer? Tú llevas tu cocinita, más grande o más pequeña, pero siempre podrás cocinar. Y lo de dormir es más fácil de lo que parece. Hay países como Canadá que practicamente puedes dormir donde sea, he llegado a dormir hasta en el arcén (me quedé sin gasolina a 4 km de la gasolinera y había que esperar a que abrieran) y nadie se espanta. Otros amigos que han estaod por centro américa dicen que ellos siempre preguntan y les han ofrecido lugares como el patio de un colegio o el parking de los bomberos. La verdadera libertad viene cuando no tienes horarios y cuando tú puedes decidr dónde quieres ir en cada momento sin tener que pensar que tienes que llegar a tal hora al hotel. ¡Anímate!

  4. Me encanta Shuba, tiene personalidad propia con todos los mensajes, pegatinas de países y fotografías. Es una idea estupenda para ganar dinero mientras viajas sin trabajar y así poder cumplir un sueño. Regalar sonrisas y contar experiencias viajeras siempre gusta, por eso la gente se anima a colaborar. Genial!!!!

    1. Asun Cardona says:

      Sí 🙂 Shuba es único, nos ha llevado por toda América del Norte. Hace un par de meses decidió dejarnos, ya le tocaba la jubilación, ha trabajado en exceso. Mi primer coche casa, ¡siempre le recordaré!

  5. Mariló MBV says:

    Admiro vuestra aventura. Yo soy muy vergonzosa y no sé si sería capaz de dormir en casa de alguien que no conozco o de ducharme en su casa o de que me inviten a comer jajaja, pero reconozco que es toda una experiencia y por eso me parece admirable chicos!
    El coche ideal, la idea de los letreros en los cristales es total,y los teníais muy bien montado pero igual hubiera sido más confortable una furgoneta? por el tema de dormir en el coche y estar más cómodos.
    Sea como sea es toda una experiencia y seguro que ha merecido la pena y habéis descubierto que hay mucha gente “diferente” por el mundo.

    1. Asun Cardona says:

      ¡Hola, Mariló! Yo también soy (o era) vergonzosa, pero con esta aventura y el día a día en la ruta hizo que se me quitara el miedo (porque al final la vergüenza es solo miedo). La gente te invita a su casa para conocerte, porque les apasiona lo que haces. Y nosotros viajamos para conocer personas y culturas, también paisajes y lugares, claro. Pero relacionarte con la gente en sus casas es la única forma de conocer verdaderamente. Y sí, claro, sería mejor una furgoneta. La descartamos por que la economía no estaba para ese desembolso, es más cara a la hora de comprarla y luego la gasolina es casi el doble que un coche. Además, con Shuba, ahora puedo dormir en cualquier rincón y eso me hace feliz. ¡Capacidad de adaptación! 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *